Blog de crítica de la cultura y otras balas de fogueo al gusto de Óscar S.

Encuadre: página de "Batman: Year One", Frank Miller y David Mazzucchelli, 1986-7, números 404 a 407 de la serie.

sábado, 24 de septiembre de 2011

¿Qué es un "pijo"?, II

Pero luego están los casos más curiosos, los del pijo que se disfraza de cordero, y que por mis estudios me ha sido dado ver. Tipos que, total, saben que tarde o temprano van a vivir de las rentas o del enchufe, y mientras porqué no dedicarse a pillar lo que se pueda de cultura venerable. Claro que luego no entienden nada, puesto que el objetivo único y principal es ligar, y ligar a ser posible una semejante pijo-pedante-morbosa, pero entre tanto se divierten alternando con la plebe enrrollada. Qué entrañables, ellos, qué bobainas. Cierto que tienen algo confuso el momento adecuado en que habrá que separarse de los compañeros pobres, y por eso a veces se perpetuan fantasmagóricamente más allá de su ocasional esplendor. Les dabamos cancha, y ellos a cambio pagaban la última. Por allí siguen, fingiendo que están a punto de hacer algo grande y al margen de papá, que nunca jamás cuajará lo más mínimo sin papá, naturalmente. Si es que papá es un cabrón, ya lo sabía -esta es la variante que introducen sobre el pijo conforme habitual, pero el propio papá vive tranquilo sabiendo que significa poca cosa... Chicos amables, chicos hospitalarios, tanto que si rompo, que más da, repongo. No sé ahora bien si les echo de menos... porque con veinte años todavía podían mimetizarse un poco, pero hoy, con cuarenta, seguro que hasta entienden mogollón de vinos o algo así. En fin, un bríndis por ellos y ya, que bastante tienen con lo que tienen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada