Blog de crítica de la cultura y otras balas de fogueo al gusto de Óscar S.

Encuadre: página de "Batman: Year One", Frank Miller y David Mazzucchelli, 1986-7, números 404 a 407 de la serie.

martes, 13 de julio de 2010

¡Doctor, echo de menos la tele!

En efecto, somos de aquellos que "aprovecharon" el apagón analógico para no poner el TDT-patatas-con-puré y así no ver la tele. Fue curarse en salud, porque en realidad sólo la veíamos para cenar y poco después, pero para esos ratitos ha resultado insustituible. No quita de leer después, no quita de conversar acerca de lo visto y no quita de meditar silenciosamente sobre las tragicomedias del mundo o por lo menos del mundillo. Y es que es natural: se trata de una adicción inmemorial, ¿o es que alguien recuerda cuando vio la tele con avidez por primera vez (aunque sea una hez, hez, hez...)? La "parienta" pone la radio, pero no es lo mismo. Se fuma mirando la calle, pero no es lo mismo. Te duchas para combatir el calor, pero no es lo mismo. ¿Quién me ha robado el mes de abril? ¿Cómo pudo sucederme a mí? ¡Ay!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada