Blog de crítica de la cultura y otras balas de fogueo al gusto de Óscar S.

Encuadre: página de "Batman: Year One", Frank Miller y David Mazzucchelli, 1986-7, números 404 a 407 de la serie.

martes, 15 de junio de 2010

Sunglasses

Esos hombres que caminan, que parecen visigodos, mucho músculo poco cerebro, visten gafas de sol incluso en días nublados o interiores. Creen que eso les aporta un aspecto de Darth Vader sin casco, y que nos van a intimidar, uh, qué miedo. Se busca la inexpresividad robótica de Terminator o de su metamórfico contrincante (que las llevaba de espejo) y efectivamente la consiguen, puesto que cuando se ven en la necesidad de quitárselas ya no saben qué mirada ofrecer. ¿O es un gesto de estudiada franqueza, del estilo "podría ser duro pero por tí voy a mostrarme vulnerable -o relajado-"? Ese adminiculo absurdo admite además todo tipo de marcas y subsecuentemente de precios, de modo que puede llegarse a colgar uno de la nariz medio sueldo de diputado. Los políticos, sin embargo, nunca las portan en sus apariciones en los medios, puesto que ya sus asesores -que sí las calzan por su parte, al igual que sus muchos "amiguetes"- les tienen prevenidos del exterior de perdonavidas indolente que proyectan a las masas votantes. Las estrellas de esta u otra constelación del show-business, en cambio, se tapan la cara con ellas bajo la gorra siempre que salen a la calle a pasear al perro de raza o al niño adoptado: a la mascota carísima en resumidas cuentas. Pero lo importante es constatar que se puede uno dotar de un semblante acerado incluso sin esconderlo con esa semi-mortaja. Los que no lo entienden así -o son simplemente fotofóbicos, que ahí no nos metemos-, no conocen a Steve McQueen, entre otros. Y luego lloran como todos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada