Blog de crítica de la cultura y otras balas de fogueo al gusto de Óscar S.

Encuadre: página de "Batman: Year One", Frank Miller y David Mazzucchelli, 1986-7, números 404 a 407 de la serie.

domingo, 21 de marzo de 2010

"Los viajes de Sullivan" y la otra







TÍTULO ORIGINALSullivan's Travels
AÑO
1941
DURACIÓN
90 min.
PAÍS
  
DIRECTORPreston Sturges
GUIÓNPreston Sturges
MÚSICALeo Shuken & Charles Bradshaw
FOTOGRAFÍAJohn F. Seitz (B&W)
REPARTOJoel McCreaVeronica LakeRobert WarwickWilliam DemarestFranklin PangbornPorter Hall,Eric BloreRobert GreigJimmy Conlin
PRODUCTORAParamount Pictures
GÉNEROComedia | Gran DepresiónCine dentro del cineComedia románticaComedia sofisticada
SINOPSISEl director de cine John L. Sullivan sueña con rodar una película que aborde el sufrimiento de los menesterosos, así que convence a los ejecutivos del estudio de que le permitan recorrer el país disfrazado de vagabundo. Después de trabajar como peón para una viuda que tiene pensado para él algo más que cortar leña, se escabulle de casa de ésta por la noche, pero el camión que le recoge le lleva de vuelta a Hollywood. Frustrado por su fracaso, Sully entra en una cafetería y conoce a una actriz rubia, que decide vestirse de hombre y unirse a él en el experimento, viviendo como auténticos vagabundos.



Hay muchísimas películas cuyo tema es el porqué del cine mismo, pero yo -¡yo!, ¡yo!, ¡yo!: ¡siempre yo!- sólo amé dos. La primera la vi bastante niño en La Clave y no he vuelto a saber de ella: arriba tenéis su ficha y no me sacaréis nada más que su apasionada recomendación y la promesa de un gran final. Para la segunda ya nos movemos en terreno conocido y menos emotivo: Cazador blanco, corazón negro, de Clint Eastwood, años noventa, guión de Peter Viertel. Iba a titular esto "Poética cinematográfica", pero además de pretencioso les viene grandes a estas dos humildes reflexiones, cargadas de verdad sobre la ficción y sobre la verdad misma. En comparación, el resto son pijadas de autobombo con ligeros ribetes de autocrítica, qué queréis que os diga, corazones.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada